momidecadiz

Verde que te quiero verde

 

No me quería morir
sin hacerle un homenaje
a ese ser que en su viaje
le da vida a su nariz.
Ese que en su coche va
y a su placer y su antojo
con el semáforo en rojo
cava hasta el occipital.
Hurga y hurga sin parar
y con la fuerza de un toro
busca y busca su tesoro
hasta lograrlo encontrar.
Y si el dedo no llegara
su cabeza girará
mas nunca se rendirá
desfigurando su cara.
Al encontrar su trofeo
una mano irá al volante
y la otra triunfante
ejercitará sus "deos"
En un soberbio masaje
a su bolita verdosa
mimará como una rosa
mientras dure su viaje.
Pueden pitar los demas
con el semáforo en verde
pero su bolita verde
será siempre prioridad.
Ya con el coche aparcado
y antes de entrar en el bar
la mano se mirará
por si está el moco pegado.
Saludará a "toas"sus gentes
con un apretón de mano
y alli mismo ese marrano
repartirá su "presente".
Mi pregunta es la siguiente
aunque me tomeis por loco:
¿quien puede jurar aqui
que no ha hurgado en su nariz
y se ha sacado un buen moco?.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.