marlowe

Tu cara en mi pecho

Oh! Regalo de los dioses, mujer mía, ha llego la noche profunda

Si! Llego el descanso merecido luego de dar y recibir el amor de nuestras fuentes

Tu ser abandonado al amparo del mío, descansa y sueña

Veo tu rostro durmiendo sobre mi pecho

Tu calor calienta el frio de la noche

Tu mano esta enlazada a la mía, tus piernas entrecruzadas ligadas a mi cuerpo

Nuestra humedad esta aun presente como testigo de que somos uno

Tu corazón ahora esta latiendo apaciblemente, en la seguridad de mi amor

Latiendo satisfecho luego de haber agotado su esfuerzo en la fraga de nuestro amor hace poco

La ternura de tu ser, llega a mí con el vibrar de tus latidos

Observo tu linda carita de niña y me sonrío

Sonrío al ver tu sueño  placido, del cual soy testigo

Soy testigo de tu paz y satisfacción plena de cuerpo y alma

Mi espíritu se siente bendecido con tu ángel y belleza

Es así que agradezco a Dios por ello

Elevo una oración por haberte encontrado, y otra más porque tu  alma ya ha pactado con la mía

Hemos  pactado, si, con la eternidad absoluta y con la libertad

Hemos entregado los pensamientos, aspiraciones y sentimientos  a la vida trascendente

Estamos sumergidos en la esencia universal

En la  unión de dos fuerzas más allá del tiempo y las dimensiones

He tomado tu parte y he puesto la mía y ahora somos energía que alimenta el universo

No he jurado amarte porque somos uno y nuestra vida y mente es la unidad

El juramento es de mortales, pero nuestro amor ha trascendido en las vibraciones del todo

Somos conciencia uno del otro, convertidos en un halo de energía y plasma que se expande en medio de la materia oscura y visible  del infinito

En esa enormidad y pequeñez del todo, en la eternidad y el instante somos principio y fin

Somos macho y hembra, siembra y forja, pasado, presente, futuro y siempre

Pero aun  estamos aquí en la tierra, por ello seguiremos ardiendo en el crisol de este amor eterno

Crisol enmarcado en nuestros días, en nuestra cama y en el compartir diario de la vida

Por ello te vuelvo a mirar luego de horas de acariciar tu alma y beber tu inocencia dormida

Veo tu despertar con esos bellos y grandes ojos que iluminan y alegran mi corazón

Amada, amada siempre amada mía, bella princesa hija del sol del medio día

Iluminas nuestra alcoba, iluminas nuestro hogar iluminas todo

Estas radiante como la galaxia  extiendes tus brazos con sensuales movimientos

Me regalas tu sonrisa y un beso que pasa volando junto a mi ensueño

Ese instante crea un torrente majestuoso de múltiples colores

Un torrente de dulces expresiones que trasmiten tus ojos bellos

Torrente alimentado por tus  manos que van tentando mi piel

Un conjunto de suspiros avivan el instante y desbordan mi cordura

Me envuelven sensaciones que elevan mi humanidad y que alimentan el horno del deseo

Tus labios rezan y extraen en cada beso mi vida que es tuya

Tu boca caliente quema mi intimidad y me succiona las penas y deja solo la alegría

Ese cuerpo sinuoso se contornea y sus montes enloquecen los caminos de mis manos

Mi amada niña, sin permiso te anclas a mi tierra humedecida por tu roció

Amada mujer, navegas en mi barco atada al mástil de mi amor

Levas las velas y manejas mi  timón con belleza y habilidad

Has roto las primeras defensas de la orilla e imprimes velocidad a tu nave

Has vuelto hacerte a la mar, estas navegando por tu océano del placer

Tu voz de mando, ha ordenado que se ponga la quilla al maximo

La quilla rompe  el agua y va dejando la estela de su espuma en su recorrido

Tu voz resuena como  gemidos de sirenas que me enloquecen

Tu canto y tus vientos me van llevando al despeñadero, donde iré a morir de forma voluntaria

Mi nave se estrellara explotando en tus arrecifes de coral y lava ardiente

Muerte feliz, muerte en medio de la bruma y las cataratas de tu vientre.

La  bravura de tu mar no dejará nada y caeré  hasta el fondo del tu lecho marino

Pero tu bondad me sacara a flote y reconstruirá otras ve la nave  para hacerla a la mar

Oh! Pequeña mía, gran mujer eterna amante insaciable

Decirte otra vez te amo es lluvia sobre el agua

Decirte te extraño desde hace un instante, es irónico pero lo siento

Clamar otras ves por tus caricias sobre mi vientre, es una oración desesperada

Clamar otra vez por tus vientos aventureros que calientan mi ecosistema, es sobrevivir

Por ello me aferro a tu cintura y clamo otra vez por la fuerza de tu alma por tu guía y asares

Y tu bella hija del sol de los egipcios y del Dios de nuestros padres miras desafiante

Hija de los dioses del amor de la sabiduría y de la guerra,  escuchas mis suplicas y las atiendes

Si escuchas y las atiendes con besos y golpes sobre la proa de mi embarcación

Tu bondad se vuelve frenética y golpeas el madero con fuerza

Tu mar produce remolinos tus olas se agigantan eres una tormenta

Una tormenta de suspiros y vientos huracanados hacen temblar el casco y estructuras de mi barco

Quieres llevarme otra vez a la tierra del hades,  al submundo de las animas donde vagare hasta que me des la libertad

Sigues mi diosa y no paras hasta destrozar a tu pobre mortal que cae otra vez al fondo del mar en medio del vértigo de tu amor

Lo  has herido profundamente, pero  tú te sientes feliz en medio de los girones y charco de fluidos

Mas tu embate no termina, golpeas a babor y estribor deseas caer sobre sus despojos, tu furia orgasmal, te lleva a gritar por el placer de haberlo conseguido

En ese frenesí, buscas con tus uñas y dientes aferrarte a mi  cuerpo ya inerte y tu deseo va explotando otra vez y otra vez y otra vez

Si amada caes y  caes gimiendo y muriendo junto a mí en esa profundidad, sumiendo a tu celestial cuerpo en un sueño feliz.

Hemos caídos, … pero la bendición de Afrodita a llegado a nuestras vidas y a nuestras almas

Estamos agradecidos y hemos sido convertidos en niños que jadean con ternura y dulzura y que se buscan con sus ojos llenos de amor y lágrimas

Pero aun muriendo en medio de esa bruma fantasmagórica,  buscas mi mano y  logras balbucear con tu boca rota…….  te amo amor ….. te amor mío, siempre te estaré amando….. Has caído desvanecida….. Los ángeles te llevan al cielo de los ensueños pero tu cuerpo caliente sigue aferrado al mío.

Ho Diosa mía estas durmiendo otra vez…. Estas sobre mi pecho.

 

Comentarios1

  • Of.Story

    Te felicito por hermosas palabras pensé que era el poema sin fin.
    Mis saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.