maite rico

el secreto de mi ser alado

Cae la noche, en este lugar eterno

abrazada en tí, durmiendo.

Soy efímera, solitaria y ardiendo corro a tus pies.

Me envistes por sorpresa,

me atacas encogida en bolas de algodón blanco.

Cae la noche, sin fronteras

oliendo a tí, gimiendo.

Soy el agua, ardiente de mi sed.

Me empapas de sudor frío,

y pierdo el sentido de la realidad.

Vamos y venimos

mientras cae la noche,

en este lugar eterno,

Amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.