alejandro guardiola

ELLA Y YO

En el banco nos sentamos
nos miramos a los ojos
y en el calor de la tarde
sonó el sonido de un beso
desde un lugar muy cercano
una niña nos miraba
una sonrisa en la cara
y sus ojos de traviesa
dime tu niña bonita
porque nos estás mirando
y ella me dijo tranquila luego se viene a casita   


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.