Daniela Cortés

Capítulo II. Recaída.

Me dijeron que estás con alguien más,

qué te ves muy bien y que no piensas regresar.

Me dijeron que ella tiene una linda sonrisa

y que su cabello siempre está peinado;

me dijeron que no tiene complejos

y que te hace sentir en el cielo.

Me dijeron muchas cosas que me hicieron llorar

tantas noches por ti

y dejarme sin respiración 

en medio de una solitaria habitación.

Es bueno saber que estás bien y que eres feliz,

pude haber hecho todo eso por ti

arreglar mi cabello y sonreír un poco más,

pude hacerlo a tu manera para que te quedaras

hasta el fin de año,

hasta que tu ausencia no hiciera daño.

Me dijeron que dejara de pensar tanto en eso

y que dolería menos con el tiempo,

pero sigo en el mismo lugar y en el mismo día,

en un sushi, en tu cama, en un motel, en tu vida,

en nuestra historia. Con la misma herida.

Comentarios1

  • argantonio

    Una lección dura pero no volverá a repetirse. Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.