Anngiels Simplemente Mujer

COMO EL CAUDAL DE LOS RÍOS

 

 

 

Quiero morder el lóbulo de tu oreja

y en el trayecto por tu cuerpo

deslizarme por el escarpado

tronco de tu cuello con mis labios de agua y fuego

y sentir el temblor de tu pecho

rozando los dorados botones de mis senos

Quiero sembrar en zigzagueante camino

besos ardientes en la palpitante planicie de tu vientre

Y terminar mi vagar húmedo y lento

en la punta de tu rama erguida y excitante

donde degustar el elixir de su savia con deleite.

 

Quiero que tu lengua peregrina

como una dama furtiva descienda

desde mi boca atrevida por mis labios

mi mentón, mi cuello, mis hombros y mis senos.

 Que en círculos mojados, mágicos y certeros

en las orillas de mi ombligo retoce como un cervatillo

para seguir en su tránsito seguro

a la caverna sombría donde luego de su juego bravío

en arremetida feroz se desagüe tu hombría

 

Quiero una noche entera de fantasías y locos extravíos

quiero…quiero ser solo tuya y sentirte mío, solo mío

como en esas tardes donde en demente y procaz delirio

nos acercamos hasta sentir que no existe distancia

ni tiempo, ni motivos que nos impidan sentir lo que sentimos.

Quiero una noche tan solo una noche

donde tu cuerpo deseoso del mío, en mi desnudez

temblando en descarriado desatino

se funda como se funde en el mar

el caudal desenfrenado de los ríos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.