Eudoro Ortiz Gomezcoello

Llueve...



Llueve afuera…

se desata,

algo suena pertinaz y torrentoso,

un diluvio de repente incontenible…

impertinente.

Lluvia terca abandonada…

se desquita de la ausencia.

Solo llueve…

arrollante…

algo necia…

sin alivio,

no se deja consolar con mi silencio,

se libera…

arbitraria en las acequias,

se derrama en las luceras,

se apodera de ventanas.

Ritmo lento que aligera su cascada,

gota a gota se acelera…

y se escapa.

Noche fría acompañante,

temporal empapado que se calma,

un silencio que adormece…

se despeja…

ahora escampa…

Se serenan mis pasiones…

se acostumbran.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.