Juan Gabriel Zárate Villalba

Te odié con gran maldad.

Una lágrima decía
lo que la boca callaba
y la espesa gota daba
canción de melancolía,
mientras lento perecía
en esta ardua soledad
lejano a la libertad
e intrincado a un desamor,
pronto me surgió el furor
y te odié con gran maldad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.