Raul Gonzaga

Es condena que no acaba


Es una eterna condena
Este seguir en batalla,
Tú destrozando esta alma
Y yo huyendo con aquélla;

No sé qué más desespera:
El vivir sin esperanza
O una guerra que no acaba
Pero incrementa su fuerza;

Está bien que prosigamos
Esta venganza constante,
Ya se acabó aquel pasado

De esa pasión que no cabe;
Sólo quedó burla y llanto
Hasta que escojas… marcharte…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.