Pyck05

AQUELLA TARDE...

Aquella tarde
sonaron las campanas
llamando a misa.

Y allí te vi.
Subías a la iglesia
para rezar.

Te arrodillaste
y vi como tus labios
algo rezaban.

Quise tu fe.
Estar en el susurro
desde tus labios.

Entró una sombra
cubriendo tu semblante
y tu figura.

Cuando se fue
no estabas en el templo
ni yo tampoco.

Eran los sueños,
recuerdos y nostalgias
que atormentaban.

Pero escuché,
de nuevo a las campanas,
y estaba solo.

Rafael Sánchez Ortega ©
27/06/20



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.