Lucy Quaglia

Hay tristezas

Hay tristezas en mi canto,

las presiento, las comando,

las traigo bajo mi aliento,

en el corazón sediento

de amor, amistad y gozo.

Hay tristezas del camino

en la tarde de un domingo,

en el mirar a los pibes

jugando mientras que corren

sin conocer sus destinos

porque este mundo se acaba

de calor y aturdimiento.

Hay tristezas que me encuentro

cuando pienso en el mañana,

en la vida que nos lleva

al final de esta borrasca

con soldaditos de plomo,

dentro de un bosque quemado

con el fuego que lo abrasa.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.