Eudoro Ortiz Gomezcoello

Como un sueño...



Y broté del dolor entre gemidos,

me agarré de unos supuestos,

me aferré de unos suspiros.

Me sostuve de las ganas de cambiar…

de ser distinto,

y aposte a intentarlo nuevamente,

y pensé que se podía renacer de las tinieblas.

Me alejé de las tristezas,

me propuse darle olvido a la distancia,

y consumir la indiferencia de su ausencia,

y poco a poco regrese de aquel abismo…

del despecho,

de ese mundo de pesares tormentoso.

Vi una luz resplandeciente,

irradiando de unos ojos misteriosos.

Su brillante parpadeo hoy me inquieta…

me hipnotiza,

me reanima lentamente,

suavemente me acomoda…

y me levanta.

Fue así que renacía la esperanza.

Florecí como la aurora,

y mi ceño abandono su desconfianza.

Sonreí con timidez…

y se hizo risa.

La tormenta había pasado …

todo es calma.

(como un sueño)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.