Julio Noel

Blanco lirio que tu etérea candidez reflejas

Entre vapor de luces y suspiros de estrellas

tus pétalos liban el espejo del agua,

el blanco perfume de tus excitantes labios

rompe la noche con su aria inmaculada.

Un cálido centelleo de irisadas luces

viste el cielo añil de oro y grana

y los rosados labios de la naciente aurora

besan los níveos pómulos de tu cara.

Blanco lirio que tu etérea candidez reflejas

en la inmarcesible luna de plata,

por esos inmaculados pétalos de nieve

fluyen perlas de alabastro y nácar,

dulces lágrimas que alumbró la noche

entre suspiros de estrellas y llantos del alba

que acarician tus argentinos labios

antes de romperse en el espejo del agua.

 

Aromas de nostalgia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.