Azzael

Autorretrato del amante olvidado

En mi pecho se suicidaron las noches,
La felicidad había emigrado, como siempre en temporada de soledad.
En mis ojos primavera,
En mis manos invierno,
En el corazón un cementerio, De campos infinitos e infertiles
donde dilapidan los nombres de quien quise,
y sus últimas palabras existen a modo de epitafio.
mi alma ambivalente: melancolía y voluntad, 
En eterna querella por mi ser. 

Comentarios1

  • kin mejia ospina

    Siempre aplaudiré las buenas letras, y estas son de una gran calidad, abrazos poeta.

    • Azzael

      Gracias amigo, realmente aprecio sus palabras.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.