sondemar1

La libertad


Entre el humo y la sangre
Carne de yugo ha nacido
Cayó, como una espada
Con el cuello perseguido.
Oh libertad errante, soñadora
Nace, como la herramienta,
La libertad de tus lomas
De una tierra descontenta.
¡Oh libertad, tus puertas son heridas!
Con pistolas, con rifles, con decretos.
No las quieras abrir, sigue encerrada,
La democracia es lo perfecto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.