Rosita de Mendoza

Brotes nuevos

Algunas veces soy ramita seca  a la orilla del camino

otra veces soy mano abierta y generosa que acoge

También alguna vez he sabido curar llagas y alas quebradas

Pero muchas veces, casi siempre, en esta vida y en otras

he sido, soy y seré brote nuevo y lozano de primavera. 

He intentado transformar mis fracasos y desatinos

en capullos perfumados y blancas margaritas,

En tiempos de sequía extiendo y cuido mis raíces,

celebro las lluvias con carnavales y risas

y con lágrimas de sal cierro todas las heridas.

No me gustan los cercos ni las podas con tijeras,

prefiero el viento y la piedra, aunque la libertad duela

porque al final entendí

que el frío que en los inviernos me hiela

y los calores que en los veranos me renuevan

sólo son dos caras de la misma moneda.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.