Francisco Dreamer

Al oído a una mujer

En el país más pobre todos

los grillos salen a pescar

alegrías

y sucumben a lidiar extravagancias pueriles

no hay paz.....no hay paz

solo una salsa frenética

que crea locura y muerte....

Mas allá de cada intervalo matemático

de las vidas humanas

siento que las flores me destrozan

siento que el silencio me absorbe

y que el cemento me toma a cabezazos

por ser tan pajero...

no quiero ser un pajero empedernido

quiero cantarle al oído a una mujer

todas las canciones 

quiero manifestar mi poder

en la ciudad....

ahí , mientras los grillos siembran tristeza

quiero salir y sonreirle a la muerte

Comentarios1

  • Pedro Ruiz Lopez

    Fabuloso poema, me encantó.
    Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.