Hugo Blair M.

En las dunas de arena y de guijarros

 

Suspiró el sol la niebla lo ha tapado;

suenan campanas con un son lejano

dejando un palpitar, una soledad,

en el cetrino cielo de la noche.

 

Sus huellas en tinieblas se esfumaron

desde el viaje al cenit de los cristales;

en recóndita magia misteriosa

fueron rompiendo el duro acantilado.

 

Si pasas por allí no te detengas

este vivo presente es mundo inerte,

solo encontraras cuerpos insepultos

que desojaron todos los recuerdos.

 

En las dunas de arena y de guijarros

nuestras sombras se evaden entre grietas,

más una débil luz rompió tinieblas

por aquellos caminos sin atajos.

 

Hugo Blair M.

Todos los derechos reservados©



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.