Eduardo Contreras Contreras

Vives

Vives cautivo de tu soledad;

 Desolado por los que dijerón amarte.

Es delirio verte en tragos, ¿verdad?.

Varado en el ayer pero brindemos ante la inerte

esperanza de ellos. Nuestra fé yacia muerta

al igual que la moral, reverberá mi soberbia.

Danza tu alma, marchita en esta sala, hasta

al olor de tu fragancia

añoro y olvido mientras me alejas de ti, cansado

al borde de un precipicio

recorro en fotos un pasado

al que aveces sonrio.

Amarme fue la llave para liberar

aquello en mi que solo sabia juzgarme.





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.