El poeta abandonado

Oda para Atenea

¡Oh, hermosa diosa de los ojos garzos!

que naciste sobre la cabeza del divino creador;

llena de sabiduría y belleza

armada con casco y lanza bronceada

adornada de nubes vírgenes hermosas.

 

Disculpa la ofensa de Paris

el troyano más bello,

por elegir la tentativa propuesta

de la diosa del amor;

como la más hermosa del concurso.

 

Diosa guerrera

te atribuyo a las destacadas artes de la paz.

Siempre permaneciste virgen,

y a pesar de tú grandeza femenina,

concebiste un hijo antiquísimo

de manera especial.

 

¡Oh, hermosa diosa de los ojos garzos!

serena como la primavera

peligrosa como el mar

¡Atenea, Atenea… se te puede llamar!

 

Preside las artes;

literatura, filosofía, poesía y música,

con fuerza en el espíritu…

candentemente hermosa.

 

Sobre su cabellera cae aceite de oliva,

mirada de lechuza acoplando su majestuosidad.

Diosa de los ojos azules; Atenea…

¡Oh, hermosa diosa mía, de los ojos garzos que me consuela!

 

 

David Pech© 2020

Comentarios1

  • Sinediè

    Me río de Atenea.

    Y de la maricona de Paris ya no te digo.

    Ocirroe.

    Niobe.

    Mènades.

    Cloto.

    Láquesis.

    Átropos.



    Y como empiece a subir Pelasgias del Hades....





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.