Walter Trujillo Moreno

TUVE UN SUEÑO, I HAD A DREAM, ICH HATTE EINEN TRÄUM

Me gustaría pensar que existe otro mundo,
un mundo de sueños, colores y realidades,
gente de colores, en blanco en negro y arcoíris,
un mundo con espacios grandes y claros,
donde todos sus habitantes son estrellas terrestres,
 donde todos los seres vivos son valiosos.

 

Hoy tuve un sueño:
No es el color o la raza que hacen a la gente,
sino el lugar, el ambiente,
tolo lo que nos rodea.

Frases sueltas que las pienso en alta voz:

Puedes ser blanco y superior,
la excepción de la creación,
tener todos los lujos del mundo,
ser siempre el primero en la repartición,
ser el primero en entrar al cielo.

Ellos eran los dueños de la tierra,
Ellos eran los olvidados, los perdedores,
Ellos eran los indeseados, los innecesarios,
Ellos eran los nadie, los perdidos.

Ellos eran los dueños de la Biblia, los únicos creyentes.
Ellos eran los necesitados, los perdedores,
Ellos eran los derrotados, los débiles,
Ellos eran los indefensos, los desesperados.

Eso no existe, eso no significa nada, es no es nada, esas son mentiras.

La pregunta ahora es - Que necesitamos para vivir –

Los conquistadores y colonos de Europa llegaron al paraíso,
al paraíso que lo conocían a través de la Biblia,
las leyendas y cuentos.
Se tomaron el paraíso por asalto,
convirtieron el paraíso en infierno.
Los pobres, los locales, los indígenas,
ahora son los habitantes de ese infierno.
Destruyeron culturas milenarias,
exterminaron pueblos completos,
prohibieron lenguas locales,
impusieron la religión,
las creencias,
su moral y su ética.
Nunca compartieron sus riquezas, lujos o bienestar.
Los pobres para llegar al cielo estaban obligados a entregar lo poco que tenían.

Si Dios existiese,
 le daría un ataque cardiaco,
se llenaría de colera y desilusión,
Viendo tanta crueldad humana,
tanta injusticia social,
tanta pobreza innecesaria.
Se pondría a llorar al ver a los pecadores golpeándose el pecho,
  hojeando sus Biblias gigantes,
buscando la frase elegante,
para pedir más y más a Dios.
Esta gente no se cansa de pedir y exigir a Dios.

La Amazonia esta extremadamente contaminada,
los indígenas están enfermos,
la flora y fauna desaparece de manera acelerada.
Se quemen los bosques tropicales,
en nombre del consumismo,
destruyen espacios verdes,
hábitats,
zonas ecológicas y sagradas,
viviendas indígenas.
Siembran Soja manipulada,
destruyen árboles gigantes,
desaparece la fauna y flora única,
la llenan de ganado de todo tipo.
Por Dios en qué mundo vivimos.
Un cambio, un supuesto progreso, a que costos.

 La Amazonía es un sistema cerrado,
que se provee,
alimenta, reconstruye,
destruye de manera armónica y autónoma,

es un río volante o volador,
vuela de norte a sur, de este a oeste,

un paraíso perfecto,
el pulmón del mundo,
el paraíso verde sobre la tierra.

 La Amazonía es una obre de arte de los mejores Dioses del Universo

Nuestra responsabilidad de gente siglo XXI
es romper la continuidad colonial,
descolonizar conceptos,
deconstruir pensamientos
y formas de vivir arcaicas.
Eliminar creencias coloniales,
preatenciones darwinistas sociales,
erradicar de la cabeza y el cuerpo,
sentimientos de superioridad, prepotencia e intolerancia.



Por Walter Trujillo Moreno, Noviembre 2020




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.