Anabella Bonaiuto

Pequeña Orquídea

¡Ay, pequeña orquídea,
Hecha tricolor y luminosa!
Arrullo del valle entero,
Sabedora de penumbra.

 

Sigues, fluyente y serena...
En ti es verdad el transparente canto
Y la esperanza en tus ojos de diáfano lino.

 

¡Ahora tus padres de aura pura!
Guían tu andar en celeste encanto esclarecido.
¡No hay invasión alguna de lo marchito!
No te desdibujas...
Te ves como manso lirio.

 

Inocencia, dulce y sabia.
Me enseña tu alma iluminada,
Un despojar continuo.
Alabo tu claridad; venteada de rosas sin espinas.

 

Orquídea de cabellos suaves esclarecidos.
¡Virtuosa entereza!
Fluyente y serena... soplo de jardín florido.
Es la mía tu tierra, colorida y deshojada.

 

¡Ay, pequeña orquídea fervorosa!
Par de ángeles vividos; destellosos, a tu a par.
Alabo la tuya alba cantadora.
Sigues, fluyente y serena... avanzas.

 


Anabella Bonaiuto.
Oct. 21, 2020.

 

Comentarios3

  • Sinediè

    Muy bonito Anabella.
    No dejes de escribir nunca
    como la hierba.

  • Vogelfrei

    fantástico te felicito por tan hermoso trabajo querida amiga

  • argantonio

    Tú eres rica incluso con una flor. Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.