Marcela Aurora

Poema 168.

Alguna vez me llamaste tu barco,
que te guió, te siguió
y te guardó en lo más adentro.

 

Alguna vez nos guardamos miradas
que solo atravesaron un espejo
donde nuestros reflejos eran el otro.

 

Alguna vez me guardaste en tus brazos,
pero tan solo en sueños
porque era lo que teníamos al alcance.

 

Sencillamente, te lograste escabullir
en cada uno de mis deseos
e impregnaste tu olor en todas mis esquinas
donde soñaba cuando no podía dormir.

 

Te esforzaste en quedarte,
sabiendo que habías llegado para marcharte.
Qué egoísta se volvió tu acto,
llenar todo el lugar de ti
y desaparecer como si solo te hubiese soñado.

 

Soltaste la bala más potente
en el centro de mi pecho,
ahí donde sabías que se escondía
aquella peligrosa parte que no te dejaría huir.

 

Y que ahora cuando llueve y truena,
te imagino frágil y mis brazos
por inercia abrazan la almohada,
porque te recuerdo vulnerable.

 

Y que la luz de la ventana en las mañanas
me agobia, porque no sé en dónde termina
esta oscuridad que me invade
y que me apaga el brillo que llevaba adentro.

 

Me esfumo por un segundo
cada noche que voy a la cama,
que me veo sola,
que me siento sola,
que me palpo las manos
y las encuentro vacías
cuando algún día estuvieron llenas.

 

Me busco en el suelo
cada vez que caigo en el recuerdo
de tu voz al otro lado,
pero lo único que encuentro
es el mar en el que me hundo
porque no sé nadar
y el cuerpo no me flota
por este peso que cargo
del día que te dejé ir.

Comentarios3

  • argantonio

    Tu cama nunca estará vacía. Saludos

  • Almohade

    Me busco en el suelo
    cada vez que caigo en el recuerdo
    de tu voz al otro lado.
    Preciosos versos escriben tus poemas

  • Tatan Love

    Pêro el mar guarda secretos,
    Tu cuerpo se hunde pero tu corazón
    Flora por los recuerdos
    Que bello es el amor

    Un gusto leerte ,saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.