DRM

Un hombre como cualquiera

Veía triste a la vida desde el tejado,
alejado de todo,
Viendo al mundo con desdén, con miedo a jugar en el lodo,
Codo con codo con el espejo; el siempre lo ayuda,
Sin ninguna duda, con soledad a su espalda,

Nada de amistades. El solo contra la gente,
Siente que todo el mundo le miente
Y que el solamente sabe la clave del éxito,
Cometió el peor delito pecó de soberbia,

El no sabía que la vida sin amor es un pozo sin fondo,
Donde uno se hunde para encontrar una salida
Sin saber que una cálida caricia alivia al alma,
Solo quería éxito para encontrar un poco de calma,

El problema era que el nunca la conoció,
Prefiero perderse en el estrés,
Cambio la felicidad por un salario cada mes,
Hoy lo ves sin ánimo, perdido en una rutina.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.