Elisa es

¿ qué no eres, que en realidad eres?

Partiendo de la premisa: Yo soy un conjunto de manías, y al mismo tiempo, no soy. Yo no soy mi comportamiento, pero mi comportamiento es un -yo-.
Me conformo de una serie de composiciones y estructuras superpuestas, ancladas a mi yo, que es mi yo, real. Algunas de estas estructuras representan mi propia opresión, y otras mi liberación; Sócrates pensaba que el discurso verdadero sobre Eros era que las manías se corresponden a la naturaleza del alma, unas la favorecían, otras la perjudicaban. Entonces mi alma, mi propia alma, me oprime. Foucault también mencionaba esto, el alma es quien oprime al cuerpo, no el cuerpo al alma. A través, o por la naturaleza del alma, algunas veces somos capaces de condenar nuestro cuerpo a la amargura y al sufrimiento.
Entonces ¿Es el alma la que pelea por la liberación o es el cuerpo el que pelea contra su alma? ¿ cuál es la verdad? Y si para saber la verdad debo entonces deconstruir mi yo, y solo así podré definir eso que no soy, pero que soy yo realmente.
Ahora bien, si yo soy un conjunto de manías, ancladas, entonces esas manías no le pertenecen a mi alma, mi alma es la víctima que no sabe defenderse, y es el cuerpo quien tiene el deber de protegerla, pero el cuerpo no es tan sabio, se equivoca.
Pero entonces ¿ existe un verdadero yo? ¿ lo que soy ahora es mi verdadero yo? Si me desconfiguro encontraré alguna respuesta para mi existencia o su propósito, a través del verdadero yo, que yace dentro de mi, detrás del otro yo que he manufacturado por defecto, ese yo real, que puede o no ser el alma, pero que es mi yo.
¿ qué no eres, que en realidad eres?

Haré una lista de todas las cosas que no soy. 

Comentarios2

  • Sinediè

    Así que que Focault... y Eros, ja ja ja.

    Dijo Cioran:

    El Caos empieza cuando dejas de ser lo que esperan los demás de ti y empiezas a ser tú mismo.

    Eros?. Ja ja ja.

    Eres maravillosa.

  • Sinediè

    Eso es lo que tenía que haber hecho Focault: una Historia de la locura de Eros.

    Platón?. Ja ja ja.

    Ten cuidado no acabes platonizada por los platonizados de la vida que , en vez de vivirla, la escriben.

    Si lo consigues harás poesía de la poesía sin poesìa.
    Que poesía no!?. Ja ja ja.

    Eres Güay.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.