Urquiza

24/09/19

Cansado, muy cansado

llego unas horas

y vuelvo al ruedo

matando sin razón mis sueños.

 

 

Simplemente el reloj

se ha convertido en mi enemigo

y dispara incansablemente su hora

para ir acabando sin descanso

la ilusión de ser y al final no ser

ni un segundo de mi vida.

Comentarios1

  • Sinediè

    Rompe entonces el reloj maldito de tus devociones, y, sin hora, despierta del sueño del tiempo.
    La eternidad es ahora,
    en tus pasos

    • Urquiza

      Muchas gracias por su comentario Sinedie, gran abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.