poeta de invierno

Réquiem para los alumnos de historia



Ya murieron los alumnos de historia

La parca con todos cargó,

En un momento les cuento de memoria

Como fue que esto sucedió.

 

Los alumnos en su casa con el celular disque estudiaban,

A los papás les decían: estoy viendo Aprende en Casa II

Pero al profesor la muerte le deseaban y ni una tarea mandaban

y en visto sus mensajes de motivación dejaban.

 

Con la televisión prendida todo el día

Como muertos consultando la programación,

cada alumna se sacaban la selfi de cómo se veía

coqueteando con quien la trae muerta, su dulce amor.

 

En su casa ya ni a hacer el quehacer ayudaban

Disque con tanta tarea y ocupación,

Que los profes todos los días les mandaban

Para aprender a hacer investigación.

 

Los más flojos siempre encontraban

Un pretexto para no estudiar

Estoy muerto de cansancio contestaban

No tengo señal de Internet en el celular

 

Que a veces no tenían luz en casa

Ni ganas de trabajar

El crédito rápido se acaba

En juegos o estados de WhatsApp.

 

Que los videos de YouTube no cargan

Para ver lo que recomendó el profesor,

Para las tareas el tiempo ni les alcanzaba

Por ver las tarugadas del face y del tik tok.

 

La calaca justiciera

A cada alumno visitó

primero a los que no hacían la tarea

Y al último hasta a su progenitor.

 

Se acercaban ya las evaluaciones

Uno que otro alumno se preocupó,

El profesor informó en sus grupos

Quienes están en riesgo de reprobación.

 

Los alumnos que estaban más sorprendidos

los que publicaban estados de WhatsApp

por la parka estamos jodidos,

que le voy a decir a mamá.

 

En fila india al panteón avanzan

los que en la lista de reprobados están

los que en visto al profesor dejaban

ahora gimiendo y llorando van.

 

No enviaban ni una tarea

Ni se comunicaban con el profesor

Cuando llega el periodo de evaluaciones

Le piden: deme tiempo por favor.

La calaca miraba la escena y le da risa

Como esos chicos hacían trabajos a toda prisa,

No le importó ni el guapo ni la bonita

Ni el que se justificaba: se murió mi abuelita.

 

A cada uno de los alumnos al panteón se llevó.

también al que dijo con todo cumplí yo,

Llena va la carreta de la muerte,

Rechinando las ruedas por no ponerle aceite.

Y al que esta leyendo le dice: volveré a verte.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.