Poeta del Silencio

QUÉDATE

Quédate a mirar el infinito azul del cielo

bajo mis brazos de arrullo y ensueño,

deja que la brisa del mar acaricie tus cabellos de oro,

y el espacio entre colinas repita en coro tu susurro.

 

Deja que tus labios congelen la mirada,

esa mirada de cristales y mejillas sonrojadas

de este hombre cautivado por tu dulzura,

¡quiero volver a la estación del paraje de tus besos!

 

Quédate bajo la lluvia sinfónica de la lluvia,

frente a mis espejos del alma,

deja que te hablen mis ojos

como si fueran a revelarte mis secretos.

 

Camina despacio bajo las ramas de los pinos

mis sueños seguirán las huellas de tus pasos,

quédate a vivir dentro del alma mía,

dale vida a mis latidos para que viva nuestro idilio.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.