reginaldo castela

abismos


En medio del desespero y del fastidio
cercado por la imensa solitud
en face de su propia face
temores de la ampliud del ser


Descubrí un abismo en mi pecho.
Estoy en el borde
Mirando tu oscuridad
Él me llama


Y entre la oscuridad, el frio y el temor,
el silencioso disparo de una veintidós,
hace un simple hueco entre la locura,
la ansiedad y el dolor que se hallaban en mi corazón


Escucha mi silencio
Escucha mi silencio
Escucha mi silencio
Escucha mi silencio


Por que es tu imagen silenciosa,
fantasmal, triste y agónica,
la que consume la húmeda sal de mis sueños,
que se vuelven polvo al igual que mis huesos.
La que desgarra mi vida con la voz de su mirada,
y asesina los días con la hoz de su palabra.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.