Lualpri

El reloj...



 

El reloj...

 

 

El reloj no se detiene,

cada vez es mas fugaz,

la voz que a nosotros viene

del eco de su tic tac.

 

Su gemido pendular

va marcando cada instante,

haciendo ver su pasar

como luz relampagueante.

 

Es el reloj de la vida

que a medida pasa el tiempo,

cada aguja gira y gira

sin el menor miramiento.

 

No se detiene el reloj,

él sigue rumbo a la meta,

marcada quizá por Dios

para unirnos a la tierra !

 

 

Luis A. Prieto

5/04/2012

16:10 hs.

Bs. As.

Arg.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.