Rosalia sol

Solo...Mamá



 

Envuelta en nubes de algodón,

lágrimas como lluvia bendita.

Cobijaron en tus brazos

Caritas risueñas y alegrías.

Besando rodillas raspadas

corazones rotos

espíritus derrotados,

luchando hasta la madrugada.

Curando con tu llanto

fiebres amanecidas.

Compañera incansable

de noches frías.

Trajiste al mundo a tu sangre

criaste espíritus libres

aprendiste a volar en sueños.

Dejaste tu vida para tomar en tus manos la mía.

Las palabras no alcanzan

ni regalos ni maravillas

sentir nuestro corazón en un abrazo

 te colma de alegría

¡¡¡gracias mamá!!!

nací de ti y de tu alma

gracias mamá…

 por darme tu vida.   

 

                  

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.