Freddy Kalvo

Barco navegante

En ancho mar se mira pulcro barco de vela

que navega potente como una carabela.

 

Sofocando va el viento que golpea en la proa

moviéndose con tino como serpiente boa

avanzando a su ritmo con destino a Balboa

mucho antes que su mástil con tanta sal corroa.

 

Navegando va el barco siguiendo el panorama

con peligros que mares agitados entrama.

 

Es un barco muy fuerte que nocturno devela

los objetivos lozanos que el viaje le incoa

haciendo de las olas gigante melodrama.

 

Es un barco con fama

y nunca ha naufragado con su dolor y herida

navegando los mares turbulentos: ¡la vida!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.