Fexcalini

BUSQUEDA


No lo oculto.


Ando taciturno ebrio de tus manos.


En mi locura por tocarlas


Me atrevo a martillar estrellas.


Recojo balsas de añicos de galaxias.


El infinito espacio se vacía.


¡Oh dulce juego, el tuyo!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.