YO CLAUDIO

TU FORMA DE QUERER.

 

 

 

Te asustas y me asustas

un día me quieres

y al otro día me odias

es como si los dos

nos odiáramos después

de querernos, allí, donde más

nos queremos, nuestra cama.

Por las mañanas cuando

me marcho al trabajo,

me miras por la ventana,

cuando me estoy alejando

cuando me pierdes de vista

y yo, te sigo pensando

aun que tú no estés y no

vallas conmigo.

Por la tarde, me esperas

en la puerta de nuestra casa,

y me gusta, me encanta

alzas los brazos al aire

dejándolos caer en mis hombros

para abrasarme y darme el beso

de bienvenida, y el canto de algún

pájaro escondido entre las ramas

que se alegra de vernos en el

comienzo de la tarde, cuando

el sol se oculta en el ocaso.

Me gustas y nos gustamos

al comenzar la noche, cuando golpea

el viento en la ventana y nos

avisa, que por fin llegará la lluvia.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.