Versatus

Mi sangre

Me he estado preguntando repetidas veces

Por qué tu amor escuece y me hace doler 

No ves acaso el daño que de ti se desprende?

Mamá dice: te aprovechas de ser mujer

Papá me deja expuesta a los ultrajes

El sueño me vulnera la quietud de mi descanso

La somnolencia se aprecia en mis ojeras desdeñidas

La soledad se acrecienta en mi cabeza como pulsaciones

Me sigo preguntando en mi desamparo, sé que de él no hay cantar

Que sus ojos muestran un despertar de infiernos 

Todo ese odio me traspasa en una maldición que me matará

Aquel inoportuno ser de aura tóxica y hostíl 

Deja a mi ser frágil y humillado con una gran culpa

Un sentimiento que no me corresponde cargar

Pero eso no le hace frenar la rabia ni el rencor

Cómo haría entonces, hermano, hermano de mi sangre

Recapacita, antes de niños nos queríamos, deja de odiar

el odio, yo me pregunto, hace cuanto reside ya en su corazón

que a la más mínima reacción me golpea con decisión violenta

Luego la burla y la gracia burda se hace presente en los congregados

yo me allano las heridas y arrastro mis alas perjuiciadas hacia mis manos

que temblorosas las recorren queriendo guardarlas dentro de mi pecho.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.