Lincol

ADIÓS, MAESTRO BAMBAM.

 

ADIÓS, MAESTRO BAMBAM.

Nuestra casa no será lo mismo.
El vacío juega con nosotros
como el viento con el otoño,
tus huellas ya no serán los mismos
y la tristeza, ahora cubre las paredes.

Mis dedos no pueden con el bolígrafo
y las palabras se quedan a media garganta,
mis abrazos no alcanzan la distancia
que la ausencia nos arrebató tu presencia.

Ya no será lo mismo sin ti, lo afirmo,
tus colores ahora brillarán en las alturas
tus versos tendrán nuevos lectores
y San Pedro, por fin, estará complacido.

Quizás, poemas del alma, ha perdido al MAESTRO
más tu ejemplo inspirará a nuevas manos
a tallar sus versos en el tiempo,
así como hiciste, que hasta la propia muerte
—ahora— tendrá mucho que leer.

Adiós hermano, adiós amigo.
No te fuiste, te has quedado
y pronto nos encontraremos.
Gracias por todo BAMBAM.

LMML.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.