Miguel Angel Garrido

DÍPTICO DE AMOR

I. Preludio

 

Amor, sólo tú eres necesario:

dame la inocencia nuevamente

y llenaré de ti el mundo.

La vida que sueño

y que tantas veces

pone en ti su gloria

desde el principio, ¿dónde está?

-¡Oh, no es suficiente

para conservar tu imagen

seguir la música

del recuerdo!- Seguramente

se quedó en mis manos. 

 

II. Signo

 

¡Sí; el amor anuncia su secreto

arañando cielos y planetas!

(Bendita la vida no pensada

que llega libre, para salvarnos.

Bendito el árbol que se aferra

con su latido a los ojos de Dios.

Bendito aquel que roza la verdad

pero no llega nunca a poseerla).

El amor se sucede en oleada

palpitante de sueños imposibles

-¡oh benditas las noches que encuentran

la llama de tu deleite puro!-

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.