Margarita Nicol

Un viaje y un amigo

Mis maletas preparé

aquella mañana y un destino elegí

aquel domingo por la tarde

 frente al mar llegué

y sin querer tu silueta observé

desde la lejanía,

y con un poco de suerte

te acercaste y te salude,

recuerdo en tu rostro

una sonrisa cálida,

y una energía chispeante

que me hizo querer conocer

de ti y tu historia.

Quizás ese día fue el comienzo de una

gran amistad,

y el comienzo de muchas aventuras.

 

Posdata:Para un gran amigo!

Mar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.