Poeta del Silencio

FELICIDAD

La paradoja de la vida,

es querer estar en lugares donde nada somos,

llenar el alma de los vacíos que dejaron los lamentos,

cuando sea tarde para renacer

es temprano para no mirar atrás,

fueron recuerdos desiertos que no calman  la sed.

 

Sonreir con los labios inertes

y el corazón ausente;

es llevar una sonrisa muerta por la vida,

abiertos al mañana cuando cerramos el ayer,

cuesta tanto vestir el pensamiento desnudo 

que decide temblar por el frío del miedo

ante el abrigo púrpura del amor.

 

Contener los pasos para evadir el destino

es el camino corto de los débiles,

no se construye un imperio sin batallar,

antes de tocar la cima

caer nunca fue una buena opción,

si llegamos al final; el principio es la huella 

que fundió tristeza para erigir felicidad.

 

Silenciar la sinceridad es apagar la felicidad

con una pequeña acción 

que al final se convierte en una sutil mentira,

donde eres feliz allí debes quedarte,

donde fuiste feliz allí debes volver,

si fuiste feliz y algo marchitó la felicidad, 

no regreses, al final allí no fuiste feliz.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.