Adelaine Soto Alvarez

LOS DEMONIOS DEL SILENCIO

 

Ahí están
Todos
En avalancha
Estirando la tripa
Haciendo muecas a boca de jarro
Sin advertir
El dolor que viene desde dentro
Lleno de bordes
Imposibles de salvar

Ya no queda orgullo
Ni ánimos en la palestra
Aun así
Quieren que nos traguéenos la píldora
Olvidando todo lo que pasó

Es imposible
Transitar por un olvido
Después de rodar
Humillados
Con tantos gorriones
Sobre el pecho

Cuando casi no podíamos respirar
Y el oxígeno
Era una patada tras otra

Fuimos sumisos
Carne de cañón
Sombras quebradiza
Títeres de turno
Bebedores de odio

Sin embargo
Nos quedamos
Dentro del sortilegio
Paradisiaco
Donde creíamos guardar
La pasión más elocuente
Para un día de Reyes

Fuimos tan fieles
Que cuando se pensaba
Todo se volvía un condena
Y comenzaban a salir
Garrapatas y gusanos
Junto a la avalancha
De demonios
En fuerte estampida

Tontuelos 
Con zapaticos de rosa

Amarillos
 Inseguros

Cintas sin lazos
Creyendo que Alberto el Militar
Nos traería el antídoto

Como si existieran otros Mundos
Con sentimientos de espuma
Y corazones abiertos
Para la creación
A punto del exterminio.

Ahí están
Todos
En avalancha
Estirando la tripa
Mientras nosotros
Nos ahogamos
En el agua podrida de una charca

 

Comentarios2

  • Victor Julio González

    Los demonios son así , pero el silencio puede ser peor y solo se defienden con sentimientos de espumas y corazones abiertos.

  • Adelaine Soto Alvarez

    Gracias amigo Victor Julio por tu comentario, asi, es hay que defendernos de esos demonios, porque cuando se meten, son terribles. Saludos afectosos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.