pfleta

MI SILENCIO

El silencio acompaña mis palabras,

primero detrás, después por delante;

es un silencio reflexivo, que piensa,

que reposa cuando les palabras estallan

avivadas por sentimientos profundos.

A veces, es un silencio musical que llena

este vacío de un tiempo incierto y cruel.

 

El silencio, a veces, vestido de tristeza,

va arrastrando la sombra de mi mismo

alzándola, la hace partícipe de mi espíritu;

otras, es un silencio que irisa la mirada,

que ara surcos en mi cansada mejilla

y estalla en un haz de alegría compartida.

Siempre, siempre... un silencio reflexivo.

 

El silencio vive, forma parte de este humano,

acompaña el crisol de mis poemas

mientras, a fuego lento, maduran los versos.

En momentos duros, me frena y me hace pensar,

en momentos dulces, permanece oculto, feliz,

pero está, atento en un rincón de mi alma.

Siempre, siempre... un silencio acogedor.

 

En estos tiempos, de pandemia desbordada

el silencio abre las ventanas de la mente,

como antídoto de reflexión en esta lucha;

acompaña las palabras más sensatas

y deja escapar un suspiro cuando se aleja

este maldito virus que ahoga la libertad.

Es un silencio reflexivo, atento, combativo;

un silencio sembrado de libres palabras.

 

5 de octubre de 2020

Pau Fleta

Comentarios1

  • Solasdelval

    Me alegra leer tu silencio, Pau.
    Un abrazo desde Asturias



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.