Sinediè

Arbórea

 

Miré y vi a la hierba
doblándose ante tus pasos.

 

Se erguía desafiando al cielo
para mantenerte sobre la tierra.

 

Los árboles en combate esperan
tu señal en el centro de su sueño.

 

Esperan tu caricia en las cortezas
por el linaje de las hojas recorriéndote.

 

El sol hiere, la flor claudica, tu no.
Avanzas sobre ríos de piedra

 

solitaria en un mundo petrificado.
Tu ser reina olvidado, no ordena.

 

Y yo, con este ejército de silencios.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.