A. Martinez

Cuando cierro los ojos.

Al cerrar yo los ojos,
se me despiertan los tuyos,
están ahí perennes,
en cada sitio que recuerdo,
en cada sombra
que se levanta y cruje,
en cada sueño
que acomoda sus páginas
en la memoria,
haciendo que la oscuridad
sea un sitio tranquilo.
Cuando a la boca llega
el pálpito de un beso,
tus labios se apresuran
a correr junto a los mios,
y siento tu presencia
y su caricia,
y tu voz quebradiza,
rompiéndose,
como un cristal de nubes
donde llueven los deseos.

 

Eduardo A Bello Martínez
Copyright 2016



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.