Jesus Alejandro Reina

El trinar de un ruiseñor

 

Quiero ver tus fotos unidas a mis recuerdos

y que los tiempos se fusionen en un reloj

mientras los besos destruyen los minutos.

 

Que la rima de nuestra vida sea una bendición de Dios,

que la métrica de mis alejandrinos

den alegría a la calidez en las notas de tu violín. 

 

Así te concebí dentro de mis deseos,

y te espere desde que abrí los ojos.

 

Como el trinar del ruiseñor alaba al sol

así,

 indispensable como un amanecer,

así eres amor mío. 

 

El aire inundó mi alma cuando percibí tu aliento,

mientras tejías en mis venas tu firma.

 

Solo una banca es testigo del milagro

y el futuro solo se escribe con tu tinta. 

 

Ayer esperaba soberbio la verdad,

hoy camino al lado de la fe.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.