Sinediè

Omníbula

 

Te suspendes en el rastro
de las palabras borradas tras la huella
que los silencios dejan.

 

Abandonada a tu propio olvido
aún recuerdas la vida, ardiendo
en la lumbre de los espíritus.

 

Al final de un suspiro vives.

 

Allí, prendida, en lo invisible.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.