A. Martinez

Regreso...

 

Con los pasos seguros,
vienes a sofocar mi hambre,
el silencio de la tarde,
comienza a electrizar
mis brazos,
que relampaguéan su dicha
por todo tu cuerpo.

 

Tu mirada se sienta
en las órbitas de mis ojos,
aplacando la sed
de la memoria,
que vuelve a quedar libre,
liviana de recuerdos,
para construirse
carreteras nuevas.

 

Tus labios avanzan
dibujando sonrisas,
y se van desvaneciendo
las defensas que te guardan;
un halo de premura
empieza a madurar su miel,
el licor cocinado por el tiempo,
nos embriaga.

 

Eduardo A. Bello Martínez
Copyright © 2017



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.