A. Martinez

Fuimos...

 

Fuiste quedando
ciega de mis manos
yo fui partiendo
desnudo de tu piel
y así
empezó la verdad
a colorearse
de otras formas
no mejores
no peores
sólo diferentes
pero tampoco tanto
como podría parecer
el vacío está envuelto
en oportunidades
y las nuestras
fueron y son
antes
después
siempre
sólo nuestras
como las buscamos
cómo las cumplimos
más allá
o más acá de todo
lo importante
es que te quiero
aunque tu piel
no sea parte
de mi ropa
ni mis manos
ojos dónde  te ves

 

Eduardo A. Bello Martínez
Copyright © 2020

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.