Federico Rivero Scarani

Me enamoré de tus demonios



 

CREACIÓN ENERO 15, 2019

Federico Rivero Scarani: seis poemas

by TEMBLOR

BIOGRAFÍA DE FEDERICO RIVERO SCARANI

Natural de Montevideo (Uruguay) y nacido en 1969. Ensayista, poeta y traductor. Docente de Literatura egresado del Instituto de Profesores Artigas. Colaboró en diversos medios de Uruguay como El Diario de la NocheRelacionesGraffiti, y también en Verbo 21.comBanda Hispânica.com (Brasil), InComunidade (Portugal), Nagari (EE.UU), Archivos del Sur (Argentina), entre otras.  Publicó un ensayo sobre el poeta uruguayo Julio Inverso (“El lado gótico de la poesía de Julio Inverso”)  editado por los Anales de la Literatura Hispanoamericana de la Universidad Complutense (Madrid-España). Participó en antologías de poetas uruguayos y colombianos (“El amplio jardín”, 2011) y poetas uruguayos y cubanos (“El manto de mi virtud”, 2005). Mención Honorífica por el trabajo “Un estudio estilístico de Poeta en Nueva York de Federico García Lorca” (2014), organizado por el Instituto de Estudios Iberoamericano Andalusíes y la Universidad de La Plata (Argentina). Accécit 18º Concurso José M. Valverde, Catalunya-España (2014). Premio Limaclara Internacional de Ensayo (Argentina), 2016. Miembro de REMES (Red Mundial de Escritores/as en Español), y del sitio web autores.uy.

Obras: La Lira el Cobre y el Sur (1993), Ecos de la Estigia (1998), Atmósferas (Mención Honorífica de la Intendencia Municipal de Montevideo, 1999). Participó en el CD Sala de experimentación y trabajos originales, (Maldonado 2002), Synteresis perdida (2005), Cuentos Completos (2007), El agua de las estrellas (2013), Desde el Ocaso (2014) editado en EspacioLatino.com y Camaléo.com, Reflejos de la Oscuridad (2018), autores.uy.

 

POEMAS

De pronto invaden el sendero
ciegas formas que abrasan el oído
y despierto en el aire en el que me voy muriendo;
olvídame como a la luz, a la sombra, al desmayado aliento
de esta luz temblorosa y fraticida
escondida en la perdida geometría
del canto sobre el viento.
Y quizás entre los ángeles yo padezca
el cruel destino en el silencioso coro
y en las tinieblas de sus sangres áureas
agonice mi vida que fue oro.
Y un ángel se me vuelve laberinto,
urgencia de un cristal desorbitado,
y me voy yendo, yendo lejos
hacia un límite que siempre estará vedado.

 

 

Me duelo de ella,
tan doloroso que no puedo dormir
perturbado por ella.
Eso durante el amanecer,
ella me hace sufrir
con su apariencia fantasmal.

 

 

Un sueño
Lluvia azul del cielo
Mares coléricos
Tormenta eléctrica
Estoy desnudo en el bosque
Me pregunto qué puedo hacer
Pero no sé quién soy
Camino entre charcos
Y una cortina de agua moja
Mi cerebro
no veo nada
Una iluminación lila
Una luz hasta el momento
Se estrella contra la oscuridad
El mar está cerca
Y te extraño, mi amor,
Y desnudo voy
Yo no estoy avergonzado
Mis manos tocan los árboles,
Resbalan
Me caigo de rodillas
Y me asomo al sueño

 

 

La brisa fría de tu indiferencia
envuelve mi corazón evanescente
y mi alma melancólica.
Me enamoré de tus demonios,
tú de mi Oscuridad.
Fuimos el infierno perfecto y envidiado.
Y el Tiempo pinta un cuadro
del cual nadie puede desvincularse



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.