La Maquina

Nunca Olvidaré

Nunca Olvidaré

Mi alma cansada

Tus ojos negros

Tan siniestros

 

Siempre amaré

Tu bella Mirada

Tu Pelo Largo

Negro como la noche

 

Pero Nuestros 

Dos corazones

Dolor Amargo

Nunca se juntaron

 

Mis decisiones

Mis Ilusiones

Solo se quemarón

y Solo quedarón

Tristes Decepciones



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.