migreriana

Lo dificil vivir el dìa como si fuese el ùltimo

La primavera y yo hicimos un trato, yo aspiro a sus flores y ella remonta

el vuelo de mis pàjaros; aunque no me quejo,

No postergo los raptos de ser un flanour por las calles,

me llevo el sol, las sonrisas y alguna mirada màs que sutil,

 

¿Quièn puede juzgar la vida de otros si pende de un hilo o de un descuido?

Aplaudo a la gente que hace abuso de su cunfusiòn para expresarlo todo.

Amo la sinceridad y la iniciativa de los acercamientos, me llenan de luz,

Asì y todo  nacen mis alas de gitana y voy por las calles pregonando al amor

Ese que se escapa cuando la gente destruye su ego e invierte en la pasiòn

 

Por momentos  me pienso ajena a todo lo sòlido,

asì logro ser una pasante de lo que se desvanece y resurge,

Ya no espero los veranos, los invito a mi vida para que me pierdan

y busque bosques de pinos y hiedras, frente a tu mirada y esos labios que me piensan...

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.